«Lo importante no es saber lo que hay que hacer, sino ser capaz de hacerlo»

Roberto Aguado (Psicólogo)

Antes que nada; la frase de arriba es mi mantra, el motor que hace me no pare de formarme. De buscar nuevas soluciones para convivir con las emociones «negativas» y los pensamientos negativos.

Léela de nuevo, pues es el origen de todos nuestros males, de los tuyos, los míos e incluso de los de la buena Heidi.

Te vendrá bien tenerlo lo más claro posible cuanto antes.

Y sí, el de la foto con pinta de gurú o de ser alguien muy espiritual, soy yo, Fernando González de Zaráte Alonso. 

Porque sí, yo tengo 2 apellidos. El 2º reconoce a mi madre. Sin ella no estaría aquí. Sin mi padre tampoco. Y se lo agradezco. Pero seamos sinceros, él tampoco es que se lo currara tanto…

Retomando mi frase de inicio, no soy ningún gurú. Soy un mortal con muchas horas y experiencias acumuladas y muchos recursos para tratar muchas de las zancadillas que nos pone la vida.

Mi nivel de bienestar y felicidad, normalmente, está por encima del promedio. 

N O R M A L M E N T E.

Porque no creas, yo también caigo y tengo malos días. Y aún tengo comportamientos que corregir. Pero al menos soy consciente de ello y pongo todo el empeño por mejorar cada día.

Repito para navegantes despistadas: no soy ningún gurú ni alma iluminada

Suelo dedicar más o menos 1 hora al día a hacer mis ejercicios y mis rutinas, tanto físicas como mentales y emocionales. Y paso cada día 1 o 2 horas a escuchando podcasts, entrevistas o conferencias, leyendo y aprendiendo. De aquí saco las herramientas que puedo aplicar en mí o que puedo ofrecerte a ti.

Pero estos consejos o ejercicios son accesorios, complementarios a las técnicas que principalmente utilizo en consulta para ayudarte a mejorar la autoestima o disminuir tu estrés.

Trabajo con el cuerpo. Con el tuyo. Unas veces lo masajeo y te ayudo a eliminar bloqueos y que contactes con tu bienestar. Eso ocurre si vives en Vitoria y te tumbas en mi camilla para recibir un Masaje Antiestrés o de Terapia de Polaridad. 

Esta técnica sutil, manual y energética a la vez, ayuda a muchas personas a hacer las paces con su cuerpo. En ocasiones parece una máquina de castigarnos. Nos duele todo. 

Por estas 2 razones trabajo con el cuerpo y el movimiento consciente

Primera, porque el cuerpo es el traductor de las emociones, y a veces por eso nos molesta tanto. Si no es algo 100% físico, con la Terapia de Polaridad puedo conseguir que el cuerpo se convierta en el vehículo hacia tu bienestar.

La otra técnica que utilizo, que además me gusta más y considero que tengo más habilidad, es la Alfarería Emocional. Una herramienta diferente posiblemente a cualquier otra técnica que hayas probado.

Y con una característica también muy diferencial; te permite conectar con tu subconsciente. Sí, ese ente intangible, enorme y poderoso que controla el 95% de lo que haces, sientes, dices y piensas.

Casi nada…

¿Te frustas porque te esfuerzas tratando de hacer cambios y no lo logras?

Muchas veces intentas hacer cambios y es él quien te boicotea. Así que saber hablar con él es fundamental. Y pocas personas saben cómo se hace. 

Realmente es muy fácil, si sabes cómo. 

Como casi todo.

Si quieres yo te ayudo a que hables con tu subconsciente.

Tan sólo necesitarás tus manos para lograrlo. 

¿Magia? 

No. Neurociencia.

Pero eso ya te lo cuento en otro momento. Que se supone que estás en esta página tratando de saber más de mí. 

Perdona, pero cuando algo me apasiona, se me nota…

Me centro... aquí va mi Bio...

Continuando con mi primera frase, tampoco soy mega espiritual. Tengo mi forma de ver la vida más allá del «polvo eres y en polvo te convertirás». Pero no estoy todo el día encendiendo inciensos, recitando mantras, hablando del Amor Universal, ni soy vegano.

Me llamo Fernando y soy una persona con la crisis de los 40 superada hace tiempo. Fui un niño bueno y empollón que estudió la EGB mientras jugaba a fútbol como portero.

Antes de los 18 empecé a pasarlo mal porque mi manera de ser, mi cabeza y mis emociones me jugaron malas pasadas. Y me duró hasta mediados los 30. Así que tuve que aprender un montón para salir de ahí. Y apoyarme en un montón de profesionales, tanto psicólogos como terapeutas naturales. 

De modo que esos aprendizajes que eran mi hobbie y mis aprendizajes no profesionales mientras aspiraba a hacer una gran carrera en el mundo del Marketing, finalmente se han convertido en la base de mi profesión actual, la de terapeuta de la consciencia corporal.

Para mí venir a trabajar es venir a sanarme mientras ayudo a otras personas. No me supone ningún esfuerzo. Es algo que hago con gran placer, poniendo a tu disposición mi empatía y todos los conocimientos técnicos que tengo a mi alcance. 

Quienes se ha puesto en mis manos saben que nunca me guardo nada.

 

Cambio de tema pero prosigo.

No sé si te has dado cuenta… pero me queda pendiente explicarte la segunda razón por la que trabajo con el cuerpo y el movimiento… es un tema personal. Así que este es el espacio.

Soy eminentemente mental. Sería feliz si dispusieran mi cabeza delante de un ordenador y la dejasen ahí todo el día. «No necesito el cuerpo para vivir» he llegado a pensar.

Por eso me viene tan bien trabajar con el cuerpo, con personas. Para conectarme con la vida.

Para extraer de mí las cosas que realmente merecen la pena…

… relacionarse

… la compasión

… el contacto

… la empatía

… ayudar al otro 

… porque en mi mundo mental soy feliz, sí. 

… pero cuando me paso de vueltas es mala cosa…

Para acabar esta sección de alcahueterismo, te cuento que tengo 1 hija y 1 hijo maravillosos. Y una mujer que aguanta lo que no está en los escritos. Tengo mis cositas aún por pulir… Y si el matrimonio es un espacio de aprendizaje, pues eso… que pobrecita mía…

Por cierto, no me gustaría despedirme sin comentarte que me encanta y se me da muy bien escribir. Esto unido a que me apasiona compartir, hace que mande 1 mail todos los lunes, miércoles y viernes a quien esté dado de alta en mi lista.

Son mails útiles con máximo 500 palabras. Para leer en 2-3 minutos. Escritos para inspirarte y para darte más recursos para tu camino de crecimiento personal. 

Si te apetece, sólo por apuntarte te regalo una historia curiosa, un aprendizaje muy importante sobre las emociones y 7 maneras de gestionar tus emociones “negativas” y tus pensamientos negativos.

::: e-book de regalo La ilógica (pero cotidiana) historia de la mujer que fue al charcutero a curar un dolor de muelas y quedó lisiada de por vida

     Explicación amena y didáctica de por qué si sigues tratando tus emociones “negativas” como si fuesen pensamientos negativos casi seguro te vaya muy malamente en la Vida

     Incluye guía con 7 sencillos pero útiles ejercicios para gestionar las emociones «negativas» y los pensamientos negativos

e-book de regalo

¡Que tengas un gran día!

Fernando González de Zárate Alonso

Alfarero de las Emociones

VITORIA-GASTEIZ

Abrir chat
1
Hola,
¿Cómo estás?

Si tienes alguna duda sobre cómo puedo ayudarte, cuéntame y te respondo cuando antes.


Un abrazo,
Fernando