Reflexiones, Sin categoría

LA HOJA, LA TORMENTA Y LA OLA

Los Cuentos son una manera de ver la Vida mediante metáforas, que según los expertos es una de las mejores maneras de aprender. Hace unos años tuve una bonita época de inspiración, y de la combinación de mi corazón, mi cerebro y mi mano, salieron varios cuentos. Hoy te comparto uno de ellos, al que le tengo especial cariño, y que nos habla sobre la Vida y su propósito.

CONTENIDO

Cuento: la Hoja, la Tormenta y la Ola

En Vitoria, a 5 de Agosto de 2012

Era una hoja de un viejo libro de batallas navales que ansiaba desde que fue impresa, conocer de cerca lo que ella contenía. Concretamente una potente tormenta era lo que se describía en ella. Llevaba así más de medio siglo. Soñando algún día en fundirse con una poderosa ola de tormenta. Sus compañeras le decían que no fuese insensata. Que sería su final. Pero ella insistía en que quería cumplir su sueño, y que luego ya volvería a formar parte de la historia de aquel poderoso libro.

Pasaron muchos años y los dueños del libro se mudaron a una hermosa casita en la playa. Un día que tocaba ordenar la mudanza recién terminada, el hijo mayor encontró el libro, y fascinado por el dibujo de la portada, comenzó su lectura.

Gustaba mucho el hijo mayor de leer el libro en el jardín, mientras el ir y venir de las olas de la orilla arrullaban su lectura. Un día que estaba leyendo en la terraza, el hijo hubo de marcharse urgentemente porque un amigo suyo reclamó su ayuda. Y el libro quedó sobre la mesa de la terraza.

Por razones del destino, o del desatino, una fuerte tormenta se desató. Y comenzó a pasar violentamente las páginas del libro. Nuestra hoja, la protagonista de esta historia, consiguió desatarse del ya desvencijado sistema de encuadernado, y por fin voló libre hacia su deseado destino. Voló con ansia. Con ilusión. Con el rumbo fijo. Por fin se iba a cumplir su deseo de fundirse con la ola más grande que jamás se hubiese conocido. Y luego volvería a contárselo al resto de hojas. Y todas morirían de envidia al oír en primera persona contada, tan fascinante historia.

Dejó pasar varias olas que no merecían la catalogación de gran ola, y, por fin, la vio venir. Aquella sería la ola con la que se fundiría. Y se fue hacia ella llevada por la fuerza del aire, y se fundió con ella. Pero la experiencia no fue como esperaba. Al ver que no podía despegarse, después de haber cubierto toda su superficie de agua salada y espuma, le increpó a la ola su hostil actitud. A lo que esta respondió:

" Insensata, no te valía con contener mi descripción, sino que además necesitabas probarme. Deshazte pues en tus propios deseos. Si lo hubieses pensado un poco más, si te hubieses conformado con lo que ya tenías como el resto de tus compañeras, ahora no te verías en esta situación. "

La tormenta amainó, el hijo mayor terminó de consolar a su amigo por la ruptura con su novia, y la turbulenta noche dio paso a una soleada mañana. El hijo mayor salió a nadar para ordenar sus pensamientos, puesto que nada hay mejor que el contacto de la piel desnuda con el agua para tomar conciencia de uno mismo.

Y mientras nadaba, algo se enganchó en su brazo. Al principio pensó que eran algas traídas por la tormenta, pero pudo comprobar al instante siguiente que era una hoja de un libro. Parecía una hoja de su libro, que esa misma mañana había encontrado tirado en el suelo de la terraza.

Con mucho cuidado se acercó a la orilla, y colocó la hoja sobre su toalla. Con cuatro piedras apuntaló cada una de sus esquinas, para que no saliese volando nuevamente.

Al llegar a casa, cogió el libro y confirmó, tal como suponía, que esa hoja era la de su libro. Y con cariño la colocó en el lugar que le correspondía. La hoja estaba arrugada. Tenía una textura diferente a la de las demás, y parte de su contenido era ilegible.

Pero tenía una magia especial que el resto de hojas no tenía: la magia de la experiencia, del atrevimiento de una locura tal vez, de la persecución y consecución de sus deseos, en cualquier caso.

Y es que así es la Vida, como un libro. Hay muchas ideas o proyectos que nos quedan archivados, sin realizarse. Proyectos grandilocuentes, pero sin riesgo. Demasiado alejados de la realidad. Que no acometemos por miedo interno o por fantasmas externos. Pero, en cualquier caso, por falta de valor a enfrentarse a ellos. Por miedo a arriesgarse a vivirlos, disfrutarlos o sufrirlos. Pero es que cada una de esas páginas arrugadas representa una experiencia vivida por lo que siempre representará un aprendizaje.

Que sí, que algunas veces resultará duro y amargo, e incluso nos lamentaremos por haber acometido tamaño proyecto.

Pero en el cómputo final, cuando veamos el libro en retrospectiva, porque sintamos que la página que contiene la palabra FIN está a punto de voltearse, comprobaremos que las únicas páginas que realmente merecieron pasarse fueron las que están marcadas, arrugadas, rotas o borradas. El resto simplemente fueron relleno que le dieron grosor al libro. Que por muchas hojas que contenga, si ninguna está arrugadas, será de contenido vacío y deslavado a pesar de su pulcra y ordenada apariencia.

Por lo tanto, llena tu libro de hojas pintadas, rasgadas, marcadas o parcialmente borradas. Arranca las hojas vacías y cuando te toque mirar tu libro en retrospectiva, contempla con satisfacción que todo el grosor de tu libro está repleto de experiencias de Vida. Vida de experiencias.

Otros cuentos y reflexiones personales

 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Si deseas recibir en tu e-mail artículos similares a este, así como las fechas de mis charlas y minitalleres, déjame aquí tus datos: nombre, apellidos, e-mail y/o WhatsApp.

*** Prometo utilizarlo sólo para estos fines ***

(y soy de los que siempre cumplen su palabra 😉

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .