Reflexiones

DETERMINACIÓN, FUERZA DE VOLUNTAD Y CREACIÓN DE HÁBITOS SALUDABLES (I)

Vuelvo con el monotema. Y no es el coronavirus. Noooo, tranquilidad… (vaya por delante que lo que comentaré al respecto del Covid-19 es mi opinión, y que primeramente te envío mis condolencias si el dichoso bichito te ha afectado a ti o a los tuyos). Dejemos el tema del coronavirus para los grupos de WhatsApp y para atragantarnos mientras comemos o cenamos con la tele o la radio encendida con la mascarilla y los guantes puestos y embadurnados hasta las orejas de gel hidroalcohólico. Corrijo, mientras comes (si es tu caso), que no será a mí a quien le interese estar “informado” de “todo” lo que pasa en el mundo, de cómo va evolucionando la vacuna que nos obligarán a pincharnos a todos con siniestros objetivos

Si se pudiese estar “bien informado”, y en un plazo de tiempo razonable, lo estaría. Pero de estar desinformado siempre tiene tiempo uno. Así que nada de “informativos” mientras como ni ceno. Ni en ningún momento del día. Para todo lo demás, Mastercard… Y si no tienes fondos, siempre puedes escuchar iVoox, YouTube, Vimeo… y escuchar cosas de tu interés, que te empoderen y te hagan feliz. Y te cuenten otras informaciones que no están en los medios oficiales, en los únicos que según algunos, son los que hay que seguir a pies juntillas… sin pararse a valorar y reflexionar sobre lo que dicen…

(Escribí el párrafo anterior hace algunas semanas. Escuché de algún psicólogo que está bien escuchar 10 minutos al día de noticias. Y más o menos eso hago. Lo que está claro es que estar toooodo el santo día escuchando las dichosas noticias sobre el dichoso coronavirus es malísimo para tu Sistema Inmune, y por lo tanto buenísimo caldo de cultivo para estar débil, enfermar, tener Miedo, Ansiedad, etc…)

En fin… que me voy…

CONTENIDO

Deshojemos pues la margarita…

SENTIR LA DETERMINACIÓN ES IMPORTANTE, PERO, DEFINITIVAMENTE, NO ES LA CLAVE

Resulta que llevo 2 de los últimos artículos hablando sobre la Actitud, Determinación, Movimiento… Y hoy sigo con la dichosa Determinación. Y no acabaré… Así que hoy sigo con estos temas, porque han suscitado bastante interés. En cualquier caso, no voy a dar más vueltas sobre lo mismo, sino que voy a aprovechar para avanzar un poquito, tal y como hice en el artículo de profundización sobre Actitud y Determinación respecto al primer artículo que publiqué (en el que hablaba de Actitud y Movimiento).

CaSUalidades de la Vida… CaUsalidades, Fernando, CaUsalidades… de la Vida… querrás decir… pues eso… que cuando ya tenía listo el 2º artículo sobre Actitud y Determinación, llegó a mí el resumen del libro Tiny Habbits (Hábitos Diminutos) de BJ Fogg. El sistema de creación de minihábitos ya lo conocía y lo había utilizado en su momento. Pero es que de alguna manera sentí que servía para poner el broche (¿final?) a este tema de la Determinación. 

Porque en el artículo de profundización sobre Actitud y Determinación hablé de la importancia de la Emoción, de sentir la Determinación. Pero no es menos cierto que si tienes una buena estructura para conseguir tus objetivos, te resultará más sencillo. En baloncesto se dice que a veces un equipo remonta “con el corazón”. Es decir, por orgullo, por ganas, por vergüenza torera, por Emoción… Pero es más lógico/sencillo hacerlo porque tienes una buena estructura, con las jugadas ya ensayadas, con los esquemas del entrenador (que a veces incluso salen bien 😉. Que para eso se han entrenado, se han ensayado una y mil veces.

Vamos a ver ahora la importancia que tiene la Emoción en la Determinación. No basta con escribir y repetir la Determinación mentalmente a diario. Eso sería demasiado sencillo… Hace falta más. Veámoslo. Pero como te adelantaba en el título de este apartado;

Sentir la Determinación va a ser Importante (para mí fue suficiente), pero NO va a ser la Clave. 

Precisamente, porque la Determinación depende en gran parte de la Emoción. De cómo te sientes. 

Y ahora, reflexionando, me doy cuenta de que cuando yo conseguí desengancharme de un video juego usando la Fuerza de Voluntad, o dejar de comer azúcar durante 2 meses, o cambiar mi alimentación de manera bastante drástica, o dejar de beber alcohol, lo hice en un estado Emocional equilibrado. Y no es lo más habitual en esta sociedad compulsiva, ávida de estímulos externos que inhiban la autoescucha. Ahí estuvo mi error en la reflexión; pensé que Jim Rohn tenía razón, cuando señalaba que “la última Emoción que cambia sus Vidas en un momento se denomina Determinación”. 

Así que hoy te traigo la Clave. Sentir la Determinación, sí, es fundamental. Pero hay algo más. Y será en ese “algo más” donde (para mí) radique la clave.

INEFICACIA DE UTILIZAR LA FUERZA DE VOLUNTAD COMO MOTOR

Hace un par de años compartí un truco para aumentar fácilmente la Fuerza de Voluntad. Te hago spoiler… si lees el artículo completo, comprobarás que era un gancho. Que lo interesante si quieres hacer un cambio en tu Vida no está en aumentar la Fuerza de Voluntad… Eso es complejo y poco útil… Te resumo el artículo:

Yo estaba enganchado al juego Asphault Airborne. Un juegazo de coches, con unos gráficos increíbles, gran jugabilidad… y un potente motor de marketing por detrás, que generaba una gran adición. Que hace que se enganche el más pintado… Y conmigo lo consiguió, hasta que un día, me di cuenta de lo que estaba pasando. Quitaba horas al sueño (objetivo, por cierto de Reed Hastings, dueño de otra propuesta híperadictiva, como es Netflix), me dolían los ojos, no atendía como debía las obligaciones de la casa, e incluso, sí, le llegaba a quitar tiempo de calidad a mi familia… bochornoso, lo sé. 

Sólo quiero hacerte consciente de que YO también soy humano. Porque tal vez leyendo lo que suelo escribir pienses que yo sea un ser al otro lado de la ley… pues no… Soy de carne y hueso, con mis vicios y mis grandes cagadas… Y mi constante aprendizaje… Pero eso sí; le dedico tiempo y dinero a mi Formación y a mi Crecimiento Personal, a mi autoescucha y autocuidado diarios porque me parecen importantes. Fundamentales, de hecho. Porque solamente si yo estoy bien puedo ayudar al prójimo.

El caso es que un día, cuando fui plenamente consciente de la horrible situación que te describía sobre estas líneas dije “¡basta!”. Con Determinación, con un compromiso personal a cambiar ese hábito que tanto daño me estaba haciendo:

  • daño físico: no descansaba lo suficiente y vivía con cierto estrés por conseguir los objetivos diarios que me planteaba el juego
  • daño mental: sólo pensaba en eso, era un pensamiento obsesivo el conseguir más puntos para mejorar mi coche…
  • daño emocional: daba prioridad a un juego de ordenador en vez de atender a mi familia como se merecía

Y para demostrarme a mí mismo que con la Determinación era suficiente, decidí no borrar el juego. Borrarlo hubiese sido lo más fácil. Pero pensé; en la Vida, las situaciones difíciles, no se pueden borrar, no se pueden hacer desaparecer simplemente pulsando sobre el icono “Desinstalar App”. Están ahí y hay que gestionarlas. Lo más parecido que puedo hacer ahora para que este ejercicio se parezca a la Vida real es dejar el juego instalado. Y eso hice.

Y por no alargarme más, te diré que la solución fue, en vez de usar la Fuerza de Voluntad, usar el Autoconvencimiento. Si quieres saber más de cómo hacer esto, ahora ya sí, tendrás que leer el artículo completo Fuerza de Voluntad: truco para aumentarla fácilmente. Allí te lo explico.

Borrar el juego hubiese sido lo más fácil. Pero pensé; en la Vida, las situaciones difíciles, no se pueden borrar, no se pueden hacer desaparecer simplemente pulsando sobre el icono “Desinstalar App”.

Pero hoy, con esta información que recientemente me llegó y a continuación te resumo, tenemos un aliado más para la Concienciación, el AutoConvencimiento. Un aliado que como te decía, para mí es la auténtica clave.

Pero antes de eso, hago una incursión por el mundo de las Emociones. Por alusiones en el apartado anterior… 

SOMOS SERES I-RACIONALES… SOMOS SERES E-MOCIONALES…

Roberto Aguado, Psicólogo Clínico, Advisor de EmotionalNetwork y autor de Vinculación Emocional Consciente, tras más de 5 años de investigación concluyó que “Lo importante no es saber lo que hay que hacer, sino ser capaz de hacerlo”. Puede parecer una verdad de perogrullo. Pero no es así. Lo explica en esta conferencia TEDx. A continuación trato de hacer un resumen. Es un tema apasionante, pero con un puntito de complejidad, por lo que usaré bastantes ejemplos para ilustrarlo. A ver si así se digiere mejor…

La visión clásica de la Psicología nos decía “cambia de pensamiento, y cambiará la Emoción”. Pero con sus estudios de 2005, Roberto Aguado demostró que no es tan sencillo. Quien más quien menos ya lo tenía claro… “si bebes no conduzcas”, “fumar mata” y slogans similares dejaban claro a nuestro cerebro racional lo que pasaba si conducíamos ebrios o fumábamos. Pero el personal seguía haciéndolo… Y muriendo…

Parece que algo falla en la visión clásica de la Psicología, ¿no?. Y esto es lo que ha investigado el citado Psicólogo.

Ahora viene una información apasionante si te gusta el tema del funcionamiento del cerebro. Si no te gusta especialmente este tema, pero quieres seguir leyendo el artículo obviando los conceptos que ahora desarrollaré sobre el funcionamiento del Cerebro Emocional y Racional, pulsa aquÍ para seguir leyendo el artículo.

El hemisferio izquierdo se corresponde con la parte lógica del cerebro y el hemisferio derecho con la creativa

Cómo Funciona el Cerebro en la Toma de Decisiones

Libet y Leduxe explicaron lo que pasa. Que la información que va del Sistema Límbico (Emocional) al Cerebro Racional es 3 veces superior, porque la conexión (pensemos en ella como tubos) es el triple de gruesa. Y sobre esta idea, pero yendo más allá, es desde donde Roberto Aguado desarrolló su propio sistema de trabajo, al que ha llamó Vinculación Emocional Afectiva

Cerebro Tipo 1

Una de las premisas es que hay 3 tipos de Cerebros. Hasta ahora trabajábamos con la siguiente idea: a los 200 milisegundos de recibir un estímulo, en el Cerebro Tipo 1, se activaba tanto la parte reptiliana (la más primitiva, la que busca simplemente la supervivencia) y la Límbica (la Emocional). 600 milisegundos después, el Cerebro integra todo. De modo que en el Cerebro Tipo 1 sí que es cierto que cambiando el pensamiento cambiamos la Emoción.

El “problema” viene, siempre según el Psicólogo Roberto Aguado, porque no es el Pensamiento el que cambia la Emoción. Sino que activa otra Emoción diferente. Y es esta Emoción nueva (y no el Pensamiento) la que tomará una nueva Decisión…

Por ejemplo, voy por una calle mal iluminada e intuyo a lo lejos, por mi misma acera, una persona con malas pintas y me acojono, pero cuando le da la luz de una farola (cuando la persona que yo he etiquetado como persona de malas pintas pasa bajo ella), veo que es un chaval normal y corriente que va a su bola, con sus pelos largos, su música a tope y fumando un peta tranquilamente, a su rollo, sin idea de hacer mal a nadie… Y entonces, utilizando la razón consigo cambiar la Emoción, porque me digo “tranquilo Fernando, no hay peligro. Es un chaval normal y corriente, y no te va a hacer nada”. El pensamiento me hace cambiar de la Emoción de Miedo a la Emoción de Tranquilidad / Seguridad. Y es esta nueva Emoción la que manda y decide. Por lo tanto, la nueva decisión sigue siendo Emotiva.

Cerebro Tipo 2

En el Cerebro Tipo 2 cambia totalmente el funcionamiento del Cerebro. Si hay un gran impacto Emocional, del Cerebro Emocional al Cortical (del Emotivo al Racional) irán, por decir, 10 uds de información emocional. Pero del Cortical al Emocional (el camino de vuelta; del Racional al Emocional), como los tubos son más estrechos, sólo irá 1 ud de información. Y aquí se produce lo que se ha bautizado como “Secuestro Amigdalino”, término que también he citado en algún artículo referenciando a Mario Alonso Puig. Y es precisamente en este Cerebro Tipo 2 en el que debemos intervenir para solucionar los “grandes temas”, como bullying, alcoholismo, ludopatía, etc

Durante el “Secuestro Amigdalino” no vale de nada usar la Razón. No es un mecanismo que funcione para salir de ahí. El Sistema Cortical está apagado en esos momentos. Por lo tanto no tiene sentido un modelo de concienciación (como los citados anuncios de tráfico, o para dejar de fumar) que intenten motivar el cambio desde ahí, desde la Razón.

Y es que la Emoción decide y la Razón justifica, lo cuál quiere decir que siempre es la Emoción la que manda. Y luego, una vez que ya hemos decidido, con la Razón le damos un barniz para que parezca como que hemos decidido Racionalmente… Porque al fin y al cabo, el hombre es el único ser racional que habita la Tierra, ¿no?. Ironía al margen, esto es muy importante, porque si yo estoy bajo de ánimos, Triste, mi manera de funcionar, mi manera de tomar decisiones, será muy diferente a si estoy imbuido por la Emoción de Euforia, o simplemente de la de Calma. Y realmente soy la misma persona con el mismo Cerebro, con la misma capacidad de raciocinio, con el mismo coeficiente intelectual… pero en distinto estado Emocional

Clave, ¿verdad?. 

Conclusión sobre el Funcionamiento del Cerebro en la Toma de Decisiones

Roberto Aguado concluye que decidimos con el Cerebro Emocional, no con el Racional. Así que, o aprendemos a gestionar mejor las Emociones, o nos seguirá yendo (tan bien o tan mal) como nos va hasta ahora. 

Y, por supuesto, cualquier intento que hagamos de gestionar mejor nuestras decisiones desde la Razón, de poco valdrá.

Así que como dicen al otro lado del charco, “ya hemos llegado al punto”: si quieres tomar una Determinación, el Firme Compromiso de lograr determinada Meta, necesitarás estar en un estado Emocional adecuado, porque no todos valen. Parece de perogrullo, pero no lo es. Y se desprende tras muchos años de investigación nos indica el Psicólogo Roberto Aguado, dicho estado Emocional resultará fundamental para asentar correctamente la Determinación.

A mí, como te decía, me valió con esto, con la firme Determinación de dejar de jugar a ese juego que me estaba destrozando la Vida. Pero cuando escribí el otro día, y cuando tomé la Determinación di por sentado el estado emocional equilibrado en que me encontraba (en 1 momento de lucidez que tuve, claro). Y no es lo habitual. Y para muestra un botón; como se ve por la cantidad de personas que NO logran realizar sus propósitos de Año Nuevo (aproximadamente un 92% según los Estudios), parece que no es suficiente con tener la Determinación. Hace falta algo más. Y ese “algo más”, ese aliado ineludible, sobre todo en tiempos de falta de estabilidad Emocional (¿eso existe? ja, ja, ja. Me refiero a que bueno, a ese estado en el que estás más o menos bien), es la creación de Hábitos Diminutos.

El aliado ineludible para llevar a buen puerto tu Determinación es la Creación de Hábitos Diminutos

UNA REFLEXIÓN PERSONAL SOBRE LA DETERMINACIÓN COMO ÚNICA CLAVE NECESARIA

Antes de continuar, me gustaría indicar que me parece muy arrogante por mi parte quitarle la razón a Jim Rohn, uno de los autores de Autoayuda más reconocidos. Jim Rohn era defensor de la Determinación como la Emoción última que puede hacer que cambie tu Vida en 1 día. Aunque bueno, no es que la razón se la quite yo. Se la quita otro gran autor como es BG Fogg. 

En todo caso, me he puesto a darle vueltas al asunto, y he llegado a la conclusión de que actuar con Determinación es suficiente para hacer grandes cambios si se da alguno de estos 2 escenarios:

  • Cuando el deseo del cambio nace de muy, muy dentro. Cuando para lograrlo no hacen falta estrategias (al menos en los primeros compases). Cuando tienes tan interiorizada la necesidad del cambio, que lo ves claro y vas a por ello. Ej: después de 35 años en la misma empresa, estancado, ninguneado por un jefe que no te valora y menospreciado por tus compañeros, que no te dirigen la palabra y hacen el día a día ingrato, decides volver a estudiar y buscar una alternativa nueva de trabajo, a pesar de tener 55 años…
  • O bien que la situación sea extrema: o hacer el Cambio o Morir (o similar), que no haya escapatoria. 
    • Ej: compara estas 2 situaciones. 
      • En la primera, en un chequeo rutinario el médico te dice que tienes un poco de sobrepeso, y que te vendría muy bien hacer 20 minutos de deporte al día y mejorar tus hábitos alimenticios. Tu le dices que sí, que es buena idea, pero que no tienes tiempo de hacer deporte, y que comes fuera de casa a diario, así que no puedes hacer dieta,,. Pero que gracias por la info… 
      • En la segunda situación, el médico, durante un chequeo te dice que tienes un cáncer muy agresivo, y que te quedan 3 meses de vida. Pero a continuación añade (¡esto que digo a continuación es un ejemplo!) que si haces 3 horas de deporte al día y cuidas tu alimentación, podrías llegar a superarlo. Y entonces tú le respondes: ¿sólo 3 horas de ejercicio al día y comer sano y ya está? 

(Fíjate que en el escenario anterior no tenías ni 20 minutos… pero ahora 3 horas diarias de ejercicio, de repente, te parecen cuestión baladí… ¿por qué? Porque has interiorizado muy rápido la importancia del asunto. Porque es un tema de Vida o Muerte) 

Es así como puedo explicar los cambios que hice yo y he explicado antes, que venían apoyados en lo que en su momento llamé AutoConvicción. Es por ejemplo lo que ocurre cuando alguien se vuelve vegano de la noche a la mañana porque de repente, viendo un documental sobre granjas de animales, mataderos, etc, es consciente de todo lo que sufren los animales antes de que nosotros nos los podamos comer. Para que nosotros nos los podamos comer. Verlo le horripila tanto que dice, “hasta aquí. Ya no como más carne. No quiero participar nunca más en el sufrimiento animal”.

Sin embargo, adelgazar 5 kg o comenzar a hacer un poco de deporte, no son temas de Vida o Muerte. Así que se necesitará algo más que una buena Determinación. Y ahí es cuando entra la nueva Clave… la que sí es Definitiva y necesaria para hacer cambios que no nacen de tan dentro o que no son de Vida o Muerte… 

La Creación de Hábitos Diminutos…

Y como esto se nos ha alargado, aquí lo dejamos por hoy. En el próximo artículo te contaré paso a paso cómo implementar los hábitos diminutos. 

EJERCICIO

Durante la espera te invito a que trates de hacer algún pequeño cambio en tu Vida y apuntes con qué dificultades te encuentras, cuánto tardas en fracasar (si es el caso), por qué, etc… De esta manera te resultará más sencillo interiorizar lo que te compartiré próximamente para que tengas éxito en la adopción de nuevos hábitos.

 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Si deseas recibir en tu e-mail artículos similares a este, así como las fechas de mis charlas y minitalleres, déjame aquí tus datos: nombre, apellidos, e-mail y/o WhatsApp.

*** Prometo utilizarlo sólo para estos fines ***

(y soy de los que siempre cumplen su palabra 😉

 

2 comentarios en “DETERMINACIÓN, FUERZA DE VOLUNTAD Y CREACIÓN DE HÁBITOS SALUDABLES (I)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .