Reflexiones

PROFUNDIZANDO EN POR QUÉ ENFERMAMOS

POR QUÉ o PARA QUÉ ENFERMAMOS es una disquisición en la que profundicé en mi anterior artículo y que deseo que te resultara útil. Aunque te invito a que leas aquí el artículo completo ¿POR QUÉ ME TIENE QUE PASAR ESTO A MÍ?, te lo resumo ahora en un par de líneas. 

  • Por un lado comenzaba lanzando la idea de que plantearse las preguntas adecuadas es tanto o más importante que buscar las respuestas. Debemos ser muy conscientes de que las preguntas erróneamente planteadas nos llevarán a respuestas inútiles
  • De ahí que preguntarse POR QUÉ enfermamos nos lleve a resultados distintos y menos útiles (a mi entender, y al de muchos otros) que preguntarse PARA QUÉ enfermamos. Con las respuestas a la primera pregunta, obtendremos ideas e información que nos permitirán buscar y encontrar remedios para salir cuanto antes de esa situación, con la más que probable posibilidad de que recaigamos en la misma, pues hemos atajado los síntomas, mas no hemos descubierto su origen. Sin embargo, al preguntarnos PARA QUÉ enfermamos, sacaremos mayor provecho a ese proceso biológico que puso en marcha nuestro Cuerpo y que tenía, según mi modo de ver y el de muchos otros, como el Dr. Hamer, un objetivo mayor que el de hacernos sentir mal.

Revisado el planteamiento de salida, seguiremos indagando en el mismo. Pero en esta ocasión por un camino que el 99% de los que leáis esto jamás habréis transitado. O al menos no conscientemente. Allá vamos. Eso sí, primero va un poco de teoría, porque me apetece que sepas, si tienes curiosidad, cómo trabajo. Y al final ejercicios prácticos.

CONTENIDO

“QUÉ” vs “CÓMO” HACEMOS LAS COSAS

Nos relataba Jim Feil, mi Maestro de Masaje o Terapia de Polaridad y de Integración Somato-Emocional, que en una sesión de formación con Stanley Keleman, padre de la Psicología Formativa, nada más comenzar a contarle su tema, Keleman le cortó y le dijo “no me interesa lo que sientes ni lo que haces con ello. Muéstrame CÓMO lo haces”.

Testimonio de un proceso de un cliente
al descubrir CÓMO hace las cosas

Y es que para Stanley Keleman, cuyos pasos sigo de lejos, pero con pasión, admiración y cada día con mayor destreza y fluidez, la clave fundamental del proceso terapéutico o de simple autoescucha para el propio crecimiento personal, no es tanto el QUÉ hacemos sino el CÓMO lo hacemos. Más técnicamente, este genio de la Psicología Somática lo define como EVCM, acrónimo de Esfuerzo Voluntario Cortico-Muscular. Desde ese punto de vista es desde donde él hacía Terapia, por muy extraño que pueda sonar. Trataré de aclararlo en parte ahora. Y deseo pronto escribir sobre la Forma, concepto fundamental pero poco conocido que es la base de mi trabajo en consulta y que es precisamente la que permite utilizar el EVCM a través de Los 5 Pasos como poderosa herramienta que permite hablar con el Inconsciente sin perder la consciencia. 

Antes de saber más sobre el EVCM, necesitamos saber esto otro que te explico con un ejemplo muy gráfico y sencillo de entender. Será un minuto. Ejemplo: stamos perdidos en un “punto A” (mi pareja me ha dejado y no sé por qué y me he quedado en shock) y queremos llegar a un “punto B” (quiero estabilizarme emocionalmente y rehacer mi Vida para seguir disfrutándola). El “punto B” por lo tanto es mi objetivo, pero, ciertamente, estoy bloqueado y no sé qué recorrido une los “puntos A y B”. Quiero llegar al “punto B”, pero lo veo lejano y no sé cómo hacerlo, no sé CÓMO llegar a él. Entonces, al igual que haríamos si vamos a una ciudad desconocida, nos vendría bien consultar un mapa. En consulta, utilizaremos el Mapa Cortical. El Córtex, a medida que explora el Terreno va construyendo un Mapa (al no encontrar un Punto de Información Turístico, es la genial idea que tuvo el Córtex; construir su propio Mapa (Cortical) para orientarse). 

El proceso que sigue el Córtex para construir esta Mapa Cortical es similar a lo que ocurre la primera vez que utilizas un robot de limpieza; lo pones en marcha y el robot, con mucha calma, izquierda-derecha, adelante-atrás, una y otra vez, pasito a pasito, éxito y fracaso, termina por recorrer toda la casa y, voi-là, te construye un mapa de tu propia casa (técnicamente ha hecho un mapeo de la casa). Desde ese momento, ya estás en disposición de utilizar el robot a tu antojo desde un pequeño programa informático, que te permitirá, por ejemplo, o hacer una limpieza general de toda la casa o dejarlo programado para que limpie sólo el salón, que es donde está el gato y más pelo se acumula.

EL EVMC O ESFUERZO VOLUNTARIO MÚSCULO-CORTICAL DE STANLEY KELEMAN

Así que como indicaba antes, en Consulta, el proceso es similar. Mediante los Esfuerzos Voluntarios Músculo-Corticales, construiremos un Mapa en el que veremos reflejado el Terreno que une los “puntos A y B”, y ahora sí, podremos recorrerlo. Dentro de ese Mapa encontraremos información muy útil, como pasos libres y seguros y rutas conocidas (a veces útiles), otras muchas veces transitadas por nosotros pero inútiles (por ejemplo las Creencias Limitantes), así como, más útiles si cabe, abismos a los que nos da miedo asomarnos (lugares fuera de nuestra Zona de Confort, emociones o relaciones que nos produce pánico afrontar, etc). Y es precisamente este EVCM el que nos ayudará a crear el Mapa (mapear, que diría técnicamente un informático) para después poder recorrerlo de modo seguro. Y desmenuzado término a término, viene a ser algo así:

  • Esfuerzo Voluntario: una vez identifiquemos el CÓMO haces las cosas, te pediré que añadas un poco de Esfuerzo Voluntario en intensificar o desintensificar ese CÓMO. Me explico con un ejemplo. Imagina que me cuentas una situación en que alguien fue a agredir y te defendiste casi involuntariamente porque viste por el rabillo del ojo que algo venía hacia ti. Y desde ese día vives con miedo a que te ataquen, y es lo que has venido a trabajar. Pues bien; ese movimiento de defensa, tanto en el momento de la agresión como en Consulta será involuntario (posiblemente ocurra que mientras me cuentas la historia hagas el gesto involuntariamente). Yo te pediré que mantengas ese movimiento por unos segundos, pero ya conscientemente, y que aumentes o disminuyas la intensidad del mismo, que hagas un Esfuerzo Voluntario en el CÓMO lo haces.
  • Músculo: en toda acción voluntaria de movimiento tienen que intervenir los músculos y el Córtex. Los músculos, con las órdenes que reciban del Córtex, mostrarán, efectivamente, CÓMO hacemos las cosas. En nuestro ejemplo, habrá un cierto movimiento de brazos para adoptar esa posición de defensa ante el ataque que sufriste.
  • Cortical: el Córtex dará una orden, se moverán los músculos que él determine, y a partir de ahí obtendrá un feedback, una respuesta a su orden de movimiento. Y con ese feedback creará un Mapa de Comportamiento, el Mapa del Tesoro. Un mapa fiel del Terreno que se está pisando, y que como tal, nos está dando información. Será al ralentizar, al utilizar micro-movimientos cuando se tenga acceso al Inconsciente. La razón: los circuitos neuronales que se utilizan para hacer movimientos amplios (macro) e inconscientes son distintos que los que se utilizan para hacer movimientos micro y conscientes, que permiten explorar cada cm2 del Mapa que el Córtex ha ido creando. Y como el tesoro está ahí, al excavar cm2 a cm2, antes o después, terminaremos por encontrarlo.

Cosas que ocurren cuando descubres CÓMO haces las cosas

Y es por eso que Stanley Keleman basó toda su investigación en el CÓMO hacemos las cosas. Porque al explorar la manera en que nos movemos o reaccionamos de forma muy, muy, muy lenta y muy Consciente, tenemos acceso al Inconsciente. Sin hipnosis y sin pérdida de control. Y a partir de ahí construiremos nuevas maneras de responder y afrontar la Vida que nos resulten más útiles y beneficiosas.

Dentro de ese Mapa encontraremos información muy útil, como pasos libres y seguros y rutas conocidas (a veces útiles), otras muchas veces transitadas por nosotros pero inútiles (por ejemplo las Creencias Limitantes), así como, más útiles si cabe, abismos a los que nos da miedo asomarnos (lugares fuera de nuestra Zona de Confort, emociones o relaciones que nos producen pánico afrontar, etc).

EJERCICIO PARA EXPERIMENTAR CÓMO HACEMOS LAS COSAS

A continuación te propongo un par de sencillos ejercicios para que te des cuenta del potencial de esta herramienta. Tranquilo, que no vas a entrar en ningún proceso terapéutico. Son simplemente sencillos experimentos somáticos para que seas consciente de, posiblemente, la cantidad de tensiones corporales que arrastras innecesariamente. 

  1. Ahora mismo, mientras lees este artículo, detente por un momento a observarte. Observa las tensiones que se acumulan en tu cuello, hombros y brazos. ¿Son 100% necesarias?. Rehaz tu postura y trata de seguir leyendo eliminando esas tensiones. ¿Eras consciente de ellas? ¿Eran necesarias?
  2. Y este otro, con el que me sorprendo infraganti a mí mismo en muchas ocasiones; cuando estoy fregando, cocinando o planchando escucho mi cuerpo, principalmente mis piernas, mi espalda y mis brazos (pongo atención plena sobre ellas, practico mindfulness de andar por casa…) , y habitualmente me descubro en posturas de tensión totalmente innecesarias, perjudiciales y, por encima de todo, inconscientes. En tal caso, rehago la postura y sigo fregando o cocinando en una postura con menos tensión, más relajada. 

Lo útil del asunto es:

  • Por un lado, que podemos hacernos conscientes de que en las situaciones más inesperadas y cotidianas del día a día estamos tensos innecesariamente. 
  • Y por otro, que somos capaces de corregir en 5 segundos esas posturas que a la larga posiblemente nos terminarán generando dolores o molestias físicas. Y a partir de ahí, que nos generan cambios del estado de ánimo (por ejemplo, estoy de mal humor y lo pago con quien no debo porque me duele la espalda o me frustra no poder hacer lo que me gustaría por el dolor que tengo, etc)

Y si en las situaciones más triviales del día a día podemos encontrar mensajes impresos en nuestro Cuerpo (tensiones innecesarias e, involuntarias / inconscientes) imagina todo lo que podrás encontrar realizando un proceso consciente de exploración de temas importantes de tu Vida… Además, como no podría ser de otra manera, explorando ese CÓMO hacemos las cosas, normalmente encontramos el POR QUÉ y el PARA QUÉ actuamos así en su momento… para a continuación cambiar nuestro comportamiento, nuestra manera de hacer las cosas, nuestro CÓMO hacemos las cosas, para afrontar el futuro de una manera más beneficiosa para nosotros, con nuevos recursos más útiles.

CONCLUYENDO CON 2 PROPUESTAS DE ACCIÓN

Retomando lo expuesto hoy en esta profundización de POR QUÉ ENFERMAMOS y en el artículo anterior de ¡¿POR QUÉ ME TIENE QUE PASAR ESTO A MÍ?!, te dejo las 2 ideas que para mí son principales, con un consejito para aplicar en cada caso:

  • Por un lado, la próxima vez que enfermes te animo a que cambies el victimista y poco útil “¡¿POR QUÉ a mí?!” por el responsable, sabio, consciente y útil “Uhm… veamos… ¿PARA QUÉ a mí?”. Te puede ayudar a descubrirlo realizar el ejercicio en 4 pasos de Lisa Borbeau que te proponía el otro día en el artículo ¡¿POR QUÉ ME TIENE QUE PASAR ESTO A MÍ?!
  • Y si quieres profundizar un poco más, te invito también a que analices no tanto el QUÉ has hecho sino el CÓMO lo has hecho (Haz los ejercicios que te proponía en el punto anterior. Si quieres profundizar más en cómo gestionas tu Vida, tus Emociones, tus relaciones, etc, también lo puedes hacer, aunque resulta más complejo hacerlo solo. Pero si te animas aquí estoy yo para ayudarte. Te sorprendería descubrir lo sencillo que resulta comunicarse con el propio Cuerpo para conocer más sobre el CÓMO haces las cosas, para desde ahí, introducir cambios que te ayuden a sentirte y desenvolverte mejor en TU VIDA)

Por cerrar el artículo, porque tal vez sientas que me he ido del tema “Profundizando POR QUÉ enfermamos”, lo reconduzco a este punto y seguido:

  • Enfermamos cuando el Cuerpo nos quiere decir algo. Enfermamos PARA QUE paremos, le hagamos caso. PARA QUE aprendamos de lo que nos ocurre y no volvamos a recaer.
  • Y será el mismo Cuerpo el que nos muestre CÓMO lo hacemos. Realizamos gestos inconscientes que desencadenan reacciones internas del Cuerpo que nos pueden llevar a la Enfermedad, al Estrés o al Bloqueo Emocional. Todos los Traumas, Enfermedades, Desengaños, Relaciones, Toma de Decisiones, etc, al contarlos llevan asociados movimientos inconscientes. LLevan asociados un CÓMO reaccionamos o nos hacen sentir. Y precisamente escuchando ese CÓMO conscientemente y ofreciendo al Cuerpo nuevas alternativas de CÓMO hacerlo a futuro, podemos revertir estas situaciones. Parece Magia, pero es Verdad Verdadera.

 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Si deseas recibir en tu e-mail artículos similares a este, así como las fechas de mis charlas y minitalleres, déjame aquí tus datos: nombre, apellidos, e-mail y/o WhatsApp.

*** Prometo utilizarlo sólo para estos fines ***

(y soy de los que siempre cumplen su palabra 😉

 

1 comentario en “PROFUNDIZANDO EN POR QUÉ ENFERMAMOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .