Consejos, Reflexiones

APRENDIZAJES DE CRECIMIENTO PERSONAL PARA LA VIDA EXTRAÍDOS DE LAS VACACIONES

Mujer leyendo en la playa, como paralelismo con la idea de que se puede aprender y seguir creciendo como persona estando de vacaciones en la playa

El Crecimiento Personal, las lecciones y aprendizajes de la Vida y para la Vida están en todas partes y se pueden producir en cualquier momento. Tan sólo hace falta estar atento. Todo esto es lo que aprendí en mi última semana de vacaciones (las de verdad, las de irse a la playa 😉. Deseo que te sirva de ayuda. Eso sí, para cruzar un charco muy grande, a veces hay que mojarse el culo. Oseasé, la teoría sin práctica sólo sirve de pasatiempo, pero no ayuda a mejorar… ¿Me sigues?

Voy a comenzar contando 5 experiencias ocurridas estas vacaciones y sus aprendizajes. Y al final del artículo, para cada una de ellas daré un consejo, ejercicio o pauta que puede resultarte útil. Aunque ya sabes, los consejos ajenos la mayor parte de las veces no resultan muy útiles. Si es que no acaban resultando contraproducentes… Sobre todo si el que lo da y el que lo recibe no están en la misma onda.

REFLEXIONES…

  1. Enfermedades y Juego Infantil Internacional
  2. HAALS: los chutes momentáneos de “Felicidad”
  3. Enganche al móvil
  4. Actividad para romper Formas que se están estableciendo
  5. Hábitos y Tendencias
  6. BONUS: si tienes problemas de pareja, no tengas hijos para solucionarlos


1.- ENFERMEDADES Y JUEGO INFANTIL INTERNACIONAL

Pues sí, existe un gran paralelismo entre las enfermedades y el juego infantil realizado por niñ@s que hablan diferentes lenguas. Así que esta lección se la debo a mi hija. 

Gracias pequeñaja _/|\_.

Mi hija es muy sociable y tiene mucho desparpajo. Aquí en Vitoria le va muy bien, y se desenvuelve con soltura en casi cualquier situación social. Pero claro, esto no deja de ser un pueblo. #GreenCapital y #Final4Glory, pero un pueblo a la sazón…(Y ojo, que lo quiero mucho y no me iría a otro sitio a vivir, ¿eh?). Así que por primera vez trató de usar sus estrategias habituales en un nuevo entorno. Y este nuevo entorno era un hotel en el que la mayor parte de l@s niñ@s eran extranjeros y no hablaban castellano. 

Era gracioso lo que ocurría. 

Venía a ser algo así; cada una de las personitas implicadas hablaba y explicaba en su idioma lo que deseaba hacer ella o lo que esperaba que hiciera la otra parte. Y claro, ninguna de l@s intervinientes quedaba satisfech@, porque cada una no entendía el idioma de la otra. Tras varios intentos, frustraciones y a veces pequeños desencuentros, veían que mediante aquella manera de comunicarse, mediante la palabra, no iban a llegar a buen puerto. Así que probaban con otras estrategias. La mímica. Y ahora ya sí, más o menos, se iban entendiendo y pasaban juntas un buen rato.

¿Y qué tiene que ver esto con la enfermedad? Pues que sigue un proceso muy similar.

Ya lo he comentado en más ocasiones. Pero no por ello, y sin ningún miedo de repetirme como un ajo, dejaré de exponer una y otra vez estas sabias palabras de Eric Rolf: “La vida sabe lo que hace y nos lo comunica mediante susurros. Si no la escuchamos, nos habla más alto, hasta que finalmente grita, produciéndose la enfermedad o el accidente.” Si el Cuerpo se expresa en un lenguaje que no entendemos o al que no prestamos la suficiente atención (molestias, dormir mal, malas digestiones, etc) terminará por gritar, por enviarnos una enfermedad, unos síntomas que ya nos hagan ir al médico porque parece que la cosa ha ido a más… y necesitamos una pastilla o algo… 

Así que es fundamental que estemos atentos a lo que nos ocurre en el día a día. Una manera muy sencilla es realizarnos estas 5 preguntas diariamente antes de ir a la cama. Te llevarán 2 minutos, y sabrás rápidamente si llevas o no bien el rumbo de tu Vida.

2.- HAALS: LOS CHUTES MOMENTÁNEOS DE “FELICIDAD”

No estoy hablando de los famosos caramelos HALLS. NO. Estoy hablando de los HAALS. A saber:

  • Harina (pan, galletas, bollería, rebozados…)
  • Azúcar (helados, pasteles …)
  • Alcohol (cervecita, vinito, mojito…)
  • Lácteos (leche, yogures, queso…)
  • Salsas (carbonara, tximitxurri, bolognesa…)

Como decía en el título, todos estos productos nos producen un intrascendente, fugaz a la par que insano chute de “Felicidad”. Si acaso podríamos llamarlo “Satisfacción”. El buffet libre es el Edén para un glotón, para saciar todos los caprichos del paladar. Bueno, realmente lo escuchaba creo que en este vídeo de Xavi Cañellas, especialista en PsicoNeuroInmunobiología que el que manda no es el paladar, sino las bacterias del estómago que deciden lo que quieren comer y cuándo lo quieren comer. Así que esta es una de las razones de por qué nos cuesta tanto dejar de comer ciertos alimentos. Y es que estamos cumpliendo órdenes de manera inconsciente. Y claro, como satisfacen, y de qué manera a nuestro paladar, a la vez que tapan ciertas emociones (ansiedad, un mal día, etc), pues como para resistirse al dichoso HAALS, oiga…

En mi caso (y supongo que en muchos otros), además de a nivel salud a medio o largo plazo, estos dichosos HAALS tienen un efecto nocivo a corto plazo. Bien es sabido que el cerebro recibe la señal de que el estómago está lleno 20 minutos más tarde de que esto ocurra. Por lo tanto, según la cantidad y tipología de alimentos que seamos capaces de consumir en esos 20 minutos (3 bolas de helado y 3 trozos de tarta con bien de nata montada y sirope de fresa, en mi caso…), así nos encontraremos después. Recuerdo que el día que más satisfací a mi paladar, fue el que peor lo pasé. No podía ni moverme. No tenía humor ni para hablar con mi mujer ni para jugar con mi hija. Esa pesadez (en mi caso era solo pesadez, ya que de momento no padezco de ardores) me puso de muy mal humor y no me dejó disfrutar de la velada. Y todo por complacer a mi paladar. Por buscar en la comida el placer más allá de los límites recomendables.

Los primeros días había conseguido no probar ninguno de estos HAALS, y mi sensación corporal y mi humor habían sido considerablemente mejores. Incluso viendo cómo desfilaban a uno y otro lado diferentes manjares y bombas calóricas, sentir mi cuerpo, mi ligereza y mi buen humor me animaban a mantenerme en ese propósito de evitar estos tipos de alimentos.

Y, de hecho, recordar esas sensaciones corporales es lo que me permitió que el último día, en vez de pegarme el último y grandilocuente desayuno a base de bollos, mantequilla, mermelada y un buen tazón de leche con Cola Cao y cereales, me sintiese la mar de bien desayunando un par de platos de fruta… pelada… ¡qué vicio más saludable!

Ya hablando fuera de las vacaciones, en mi día a día, a veces me quedo con un poco de hambre. Y si estoy centrado, hasta me produce cierto placer estar así, sentir mi cuerpo con vitalidad, con ganas de moverse, en forma, liviano… (Y sí, construyo la frase en modo condicional, porque soy tan humano como tú y no siempre estoy centrado… es mi objetivo, pero aún me queda trecho).

3.- ENGANCHE AL MÓVIL

Ya se habla hasta de detox digital… Y es que los coloridos destellos que emite el móvil, y peor aún, las aplicaciones como WhatsApp y similares, que están desarrolladas para mantenernos enganchandos y con la cabeza imbuida en ellos consiguen de manera sobrada sus objetivos de desconexión con nuestra Esencia, con nuestro Ahora… Y se ha demostrado últimamente que este uso tan intensivo que hacemos, acompañado de la mala postura que habitualmente adoptamos para hacerlo (inclinar la cabeza doblando las cervicales al máximo, en vez de levantar la pantalla hasta colocarla a la altura de los ojos, que es lo correcto, pero más cansado para los brazos) ha hecho que se genere un “cuerno” en la parte baja de la zona occipital.

cuerno que crece en el craneo por exceso del móvil
Dos radiografías donde se ve el ‘cuerno’ que crece por mirar el móvil. DAVID SHAKAR / WILEY ONLINE LIBRARY

Pues bien, yo comprobé los beneficios de este detox digital los primeros días de mis vacaciones. El año pasado conseguí pasar 1 semana sin datos ni wi-fi, y en marzo, en Oseling, lugar de retiro budista en el que escribí el cuento de El Pequeño Buda y el Colibrí, también. Y fue muy buen experiencia, la verdad. Fue como liberarte de un verdugo, o peor aún, de los cantos de las sirenas que hacían naufragar los barcos en la mitología griega.

En estas últimas vacaciones comencé bien, pero al tercer día caí en las redes de las sirenas… y mi barco fue a la deriva lentamente. Notaba que tenía ansiedad por mirar el móvil. Y con ella conviví hasta el final de mis vacaciones, teniéndola controlada en la medida de lo posible, y haciendo esfuerzos para no mirar la dichosa pantallita, pero siendo consciente de la merdé del asunto…

4.- ACTIVIDAD PARA ROMPER FORMAS QUE SE ESTÁN ESTABLECIENDO

Tengo una deuda pendiente contigo lector. Te cuento. En Integración Somato-Energética hablo de la Forma (Corporal). Habitualmente hablo mucho sobre el Cuerpo. Pero he escrito poco sobre ello. Publiqué varios artículos en otra web, y ahora, por temas técnicos, no puedo reutilizarlos, y se apodera de mí cierta pereza que me impide reescribirlos para publicarlos en mi web. Pero pronto lo haré. 

Así que sin meterme en mucha harina (pero de la buena, gluten-free), contaré lo que pasó de la manera más sencilla posible. 

Uno de los días se torció la mañana con mi mujer por una tontería, que poco a poco fue creciendo y estropeando el día. Yo no estaba centrado esa mañana y me pilló el toro. Que sí, que ya lo he dicho antes, que soy mortal como tú… Lo único que trato de hacer es ser cada día más consciente y tratar de que el número de errores diarios disminuya a medida que envejezco. Pero bueno, que me voy. El caso es que el ambiente estaba crispado. Eso se traducía en caras largas, mirada al suelo, movimientos y estructura corporal rígida, falta de contacto… un día de M, vaya… Y de la manera más tonta posible, sin palabras, todo se recondujo. 

Esa Forma Corporal que acabo de describir cambió en apenas segundos a través del juego. 

La peque pidió que llenáramos de agua las pistolas de agua. Y a mi mujer no se le ocurrió mejor idea que comenzar a dispararme con ella. Como había 2 pistolas, yo cogí la otra. Comenzamos una divertida guerra de pistolas de agua, con la cría por medio dando esos gritos de felicidad plena que sólo los niños son capaces de emitir, y esa Forma casi inerte, con los músculos tirantes por el enfado y la inacción por bandera, se transformó en movimiento, fluidez, flexibilidad, risas y contacto. 

Y volvimos a disfrutar de las vacaciones como lo veníamos haciendo hasta ese momento. Así de fácil.

5.- HÁBITOS Y TENDENCIAS

El Cuerpo enseguida se acostumbra a lo cómodo y a lo que le gusta. Y pensarás acertadamente, “bien, campeón, acabas de descubrir América, ¿algo más útil que me puedas aportar?” … Pero es que es importante tener muy claro perder de vista los conceptos más básicos también hace que pierdas el rumbo.

Al estar de vacaciones, perdí mis rutinas culinarias. Yo hago la compra, yo cocino y yo marco los horarios de comida en mi casa. De vacaciones, en el buffet, pues va a ser que no es posible… Eso hace que mis rutinas alimenticias se resquebrajen (no volveré a mencionar el tema HAALS otra vez…). De un plumazo, todo mi cuidado orgánico a tomar por saco… Y es que la carne es débil. ¿He comentado ya que yo también soy Humano?.

Mis rutinas mañaneras, igualmente, se fueron al peo. Necesito mi espacio y mi tiempo. En vacaciones, en una habitación, no tengo mi espacio. Y difícilmente consigo mi tiempo, ya que si se me ocurre poner la alarma a las 7 de la mañana, al día siguiente tampoco tendré habitación… Así que una excusa con la otra, más el hecho de que no te vas a la cama a la hora, hacen que pierdas el hábito fácilmente. Y el Cuerpo lo nota. Vaya si lo nota. Eso de estar centrado que comentaba antes resulta más complicado si me sacas de mis hábitos beneficiosos. De mi tiempo para mí.

El tema del móvil que he comentado antes, también se agudizó en la medida en que lo llevé como cámara de fotos. Así que lo tenía que tener junto a mí todo el rato si quería poder hacer fotos cuando me diese la gana… 

Todo ello, como indicaba al comienzo, generaba un entorno muy propicio para conseguir satisfacciones inmediatas (disfrutar de comida insana, dormir más de la cuenta y no hacer mis ejercicios, o tener el diablo, digo el móvil y el WhatsApp, siempre a mano…) que me alejaban de mi Centro, de mi Presencia en el Ahora, que es desde donde se puede responder sabiamente cuando la calma se rompe (por una discusión, porque algo sale “mal” (de manera diferente a nuestras expectativas), porque el camarero, aparentemente, pasa de mí, la cría ha pillado un burro, etc).

BONUS: SI TIENES PROBLEMAS DE PAREJA, NO TENGAS HIJOS PARA SOLUCIONARLOS

Pareja con mujer embarazada como simbolo de familia unida

En algún momento he oído eso de “los hijos unen, así que como estamos mal, tengamos un hijo, y seguro que nos ayuda a reconducir nuestra situación de pareja”. No sé de dónde salió ese bulo, pero el que lo dijo tenía muy mala baba… Y es que este dicho es más falso que un billete de 1.000 euros… Los hijos son maravillosos. Pero son nuestros Maestros. Y a veces tienen métodos para enseñarnos que desquiciarían hasta al mismísimo Gandhi… Si estás mal en pareja, por favor, por favor, por favor, no tengas hijos para solucionarlo. Probablemente todo irá a peor, y las diferencias que ahora tienes se convertirán en insalvables. Y tendrás por delante la difícil tarea de criar unos hijos de padres divorciados…

Y digo esto no porque se me haya pasado esta idea por la cabeza. Sino porque nuestro mayor reto ha sido mantener la calma, compartir criterios y no dejarnos arrastrar por las constantes demandas de nuestra hija. A este nivel, han sido las vacaciones más duras, porque era un constante desafío tratar de estar relajado y satisfacer las cada vez mayores y más variadas demandas de nuestra pequeña. Incluyendo pataletas y demás dulces momentos… No me imagino el Vietnam que se hubiese montado entre nosotros si hubiésemos estado mal. La cantidad de cosas que nos hubiésemos podido echar en cara a causa del comportamiento de nuestra hija y nuestra manera de responder a ella si como pareja hubiésemos estado en crisis o camino de ella.

Así que lo dicho; si en pareja estás más bien que mal, trata de arreglarlo si lo deseas, si aún crees que os podéis aportar y seguir creciendo juntos. Pero desde luego, lo que tengo bastante claro es que tener un hijo no te ayudará precisamente a estar más unidos. Sino más bien todo lo contrario…

ÚLTIMOS CONSEJOS Y REFLEXIONES

  1. Escucha a tu Cuerpo y reflexiona diariamente sobre el rumbo que toma tu Vida. Puedes emplear para ello este sencillo hábito nocturno de las 5 preguntas
  2. Siente tu Cuerpo. Disfruta de la sensación de ligereza. Y trae este recuerdo a tu presente cuando tengas delante muchos HAALS. Te aconsejo que traigas ese recuerdo a tu Cuerpo, pues si tratas de hacer eso mismo con tu mente, te engañará, y sabrá cómo encandilarte para que caigas en la tentación por un día… que total, no pasa nada… que la Vida son 2 días…
  3. Puedes comenzar el detox digital desde ya siguiendo estos sencillos consejos. Vete poco a poco. No quieras curar tu nomofobia de la noche a la mañana. Todo tiene un proceso, tanto el enganche como el desenganche del dichoso móvil y sus Apps, con WhatsApp, Instagram y Facebook a la cabeza..
  4. Aparte de hacer deporte para generar todo ese montón de hormonas tan beneficiosas, en caso de enfado, estés contrariado o las cosas no salgan como deseas, puede irte muy bien gritar y patalear. Eso hace que se rompa esa Forma tan rígida que tienes, que cambie tu patrón corporal. Como ya he comentado, pronto hablaré sobre esto. De momento quédate con la idea. Y ponla en práctica 😉
  5. Crea rutinas beneficiosas y no las dejes de lado. Y si lo haces, hazlo conscientemente, sabiendo que ese incumplimiento tiene fecha de caducidad. Y, por supuesto, disfruta y no te fustigues. La Vida siguen siendo 2 días… Pero si al menos 1 estamos conscientes, no será tan perjudicial para el Cuerpo que en el otro no adoptemos hábitos 100% sanos …
  6. Practicar “sexo seguro” puede considerarse una práctica muy sana, casi un deporte. ¿Olímpico? ;-). Practicar sexo para tener un/a hij@ puede considerarse un “deporte de riesgo” si no se ha analizado con calma y cabeza fría el terreno de juego

 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Si deseas recibir en tu e-mail artículos similares a este, así como las fechas de mis charlas y minitalleres, déjame aquí tus datos: nombre, apellidos, e-mail y/o WhatsApp.

*** Prometo utilizarlo sólo para estos fines ***

(y soy de los que siempre cumplen su palabra 😉

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.