Reflexiones

Higienismo, Forma Corporal y la Sabiduría Interna del Cuerpo

“No empujes el río (porque fluye solo)”

Barry Stevens

Estos días vengo escuchando* varios vídeos de Eneko Landaburu, Médico Higienista. La verdad es que me han impactado mucho sus ideas, y por eso las comparto aquí. Aún tengo que terminar de digerirlas, pero es que, como digo, me han impactado. Y no he podido resistirme a compartirlas con mis lectores.

En primer lugar, me llamó mucho la atención su propuesta porque parte de la misma base que la que utiliza la Integración Somato-Energética de Jim Feil, alumno de Stanley Keleman, padre de la Psicología Formativa. Técnica que yo combino junto al Masaje o Terapia de Polaridad del Dr. Stone para ayudar a mis Clientes a integrar Cuerpo y Emociones a través del Gesto / Movimiento Consciente y el Masaje.

Esa base es esta: “el Cuerpo siempre está formando algo y (casi siempre) tiene todas las respuestas que necesita para cubrir sus necesidades”. Llevado al extremo esto es pura teoría, claro. Es decir, si por accidente me secciono la aorta y no hago activamente algo, moriré desangrado, porque el cuerpo no tiene capacidad de reacción tan rápida como para parar la hemorragia por sí solo. Pero el concepto es muy interesante. Desgranémoslo.

EL CUERPO SIEMPRE ESTÁ FORMANDO ALGO

Para Stanley Keleman, padre de la Psicología Formativa y autor de 2 libros de referencia como son Anatomía Emocional y La Experiencia Somática, el niño es un adulto en formación. Es decir, la semilla que puso el padre en la madre, desde el momento mismo de la fusión, es un adulto en formación. Pasará por la etapa embrionaria, niñez, adolescencia, etc… pero en todo momento habrá en él un potencial de adulto. Y siempre, toda su Vida, estará formando algo (crecerán los músculos, le saldrá vello… más tarde canas, perderá músculo, su estatura menguará, etc).

En ese mismo orden de cosas, los Higienistas reconocen la Sabiduría innata del Cuerpo para cuidarse y mantenerse saludable, así como como su habilidad natural para recuperarse cuando sea necesario. De hecho es en este segundo caso, en el de la recuperación, donde más llaman la atención sus propuestas.

Los Higienistas reconocen la Sabiduría innata del Cuerpo para cuidarse y mantenerse saludable, así como como su habilidad natural para recuperarse cuando sea necesario.

Por ejemplo, al igual que otras Terapias Naturales, reconocen a la enfermedad como un aviso que el Cuerpo utiliza para hacernos consciente de que algo no va bien. Porque con el ritmo de Vida que llevamos, normalmente, si no nos pasa algo que nos impida seguir ese demoníaco ir y venir, ni nos enteramos que algo no funciona bien en nuestro interior. Igualmente, su objetivo principal no será el de tratar, paliar y cortar los síntomas (objetivo fundamental de algunas disciplinas, entre ellas la de la Medicina Alopática), sino dejar que el Cuerpo se despliegue a su manera y respetar dicho proceso. Veámoslo con un ejemplo.

LA FIEBRE COMO MECANISMO DE EXPULSIÓN DE TÓXICOS

La Fiebre es una subida de temperatura generalizada de todo el Cuerpo, que nos resulta molesta. Habitualmente tomamos un Parecetamol, u otros remedios más fuertes o tal vez naturales, y la bajamos. Luchamos contra ella. “¿Por qué?” se preguntan los Higienistas. “¿Eres consciente del esfuerzo y los recursos y el empeño que pone el Cuerpo para subir la temperatura?” “¿No te has parado a pensar a ver si ese aumento de temperatura, que tan costoso le resulta al Cuerpo, no tendrá algún sentido?. Pues sí, lo tiene. Tanto es así que según el Dr. Landaburu, la Medicina Alopática también se está replanteando si bajar la Fiebre como procedimiento por defecto es lo más adecuado.

Y como no lo respetamos, según los Higienistas, le hacemos trabajar el doble. El doble, porque cuando el Cuerpo está subiendo la temperatura es para realizar un proceso de eliminación de tóxicos. De modo que si cortamos ese trabajo de calentamiento con el citado Paracetamol, o incluso con un remedio casero, estamos impidiendo que haga su proceso de limpieza del tóxico que quería expulsar, y le estamos obligando a que tenga que volver a calentarse para expulsarlo. De hecho, cuando a las 2 o 3 horas de tomar el Paracetamol sentimos alivio y nos baja la temperatura, es porque el Cuerpo ha dejado de hacer el trabajo de limpieza que estaba haciendo y ha tenido que dedicarse a eliminar esos tóxicos químicos o naturales que hemos introducido en él.

Lo cierto es que el concepto es sencillo y bastante lógico. Claro que con una Fiebre es como más fácil verlo. Recomiendan reposo en horizontal, oscuridad y ausencia de ruidos. No bajar la temperatura ni con paños de agua, ni con baños de agua fría. Dejar que el Cuerpo siga su proceso, se desintoxique, y luego se recupere del esfuerzo. Por supuesto no ingerir alimentos, pues estos darían trabajo a todo el Sistema Digestivo, y supondrían un desgaste extra de Energía. Ni siquiera zumos o sopas “sanas”. Nada. Cuanto menos mejor. Creo recordar que incluso ni beber agua, pero ahora no recuerdo al 100% este punto.

Yo estaba esperando a probar durante mi próximo proceso febril un método que leí en el libro Terapia de Polaridad, Obras Completas del Dr. Stone. Me pareció muy natural y una buena alternativa al Paracetamol. Se trataba de anudar en los dedos gordos de los pies un cable / hilo conductor de la electricidad y hacerlo llegar a un cubo con agua helada. De esta forma sugería bajar la fiebre el creador de la Terapia de Polaridad. Pero creo que probaré con la técnica higienista. A ver qué pasa. Ya os contaré.

AYUNO

Como ya indicaba en el punto anterior, el Ayuno es su gran herramienta para tratar, en principio, todas las sintomatologías, y especialmente lo que más utilizan para detoxinar. El Doctor Landaburu gestiona la Casa de Reposo O´Paybo en Argentina, y en ella, tienen un “plan de ataque” que llaman la “V de Victoria”.

Durante 7 días programan una ayuno progresivo; primer día ensalada y frutas, siguiente sólo jugos (evita dar trabajo al estómago e intestino con la fibra), siguiente ayuno, y después recuperación con jugos y al siguiente ensalada y frutas. Por eso lo de la V. Porque gráficamente la ingesta de alimentos sólido sigue el trazo de la V según acabo de indicar.

Durante esa semana, por supuesto, hay mucho reposo, meditación, charlas sobre alimentación, paseos, yoga, etc. Todo tipo de actividades tranquilas que hagan que tanto la parte física como la mental tengan el menor desgaste posible. A partir del Ayuno, el Dr. Landaburu relata en sus vídeos casos de sanación realmente impactantes. Maltratamos el Cuerpo hasta tal punto que no somos conscientes de la capacidad de recuperación que tiene sin más ayuda del exterior que respetar sus propios procesos…

MEDICAMENTOS ALOPÁTICOS, INFUSIONES, HIERBAS Y REMEDIOS NATURALES

Llegado este punto es cuando termina de caerse el castillo de naipes… Indica el Dr. Landaburu que la actual Medicina Alopática, apoyada fundamentalmente en químicos, es hija y heredera de la tradicional medicina basada en remedios naturales. La Cúrcuma, con su poder antiinflamatario, de alguna manera, es la madre de los actuales antiinflamatorios químicos.

¿Dejamos de tomar Cúrcuma, Ajo, Cebolla, Sales de Epson o Agua de Mar? El Dr. Landaburu no lo dice radicalmente, porque no es su carácter, pero su respuesta es sí. Y lo explica muy bien. A saber.

No es que los medicamentos ni las plantas tengas principios activos. Si le metes en vena a un muerto aspirina, no se le dilatan los arterias por los principios activos que esta tiene. Todos los medicamentos, ya sean naturales o químicos, contienen principios pasivos. Veámoslo con un ejemplo.

Lo que ocurre con las sales de Epson es que todo el aparato digestivo se irrita tanto que las expulsa para poder seguir con su ritmo habitual. Y no es por los principios activos de esas sales. Sino por sus principios pasivos… Ya que lo que realmente ocurre es que las Sales irritan al Cuerpo, hacen que se revuelva y sienta la necesidad de expulsar todo lo que hay en su interior… porque es tóxico… Y mientras nosotros pensamos que hemos hecho un gran trabajo de limpieza…

Lo que realmente ocurre es que las Sales irritan al Cuerpo, hacen que se revuelva y sienta la necesidad de expulsar todo lo que hay en su interior… porque es tóxico…

Lo mismo dice de beber un vaso de agua de mar para luchar contra el estreñimiento. Y así con otros tantos remedios naturales tan populares y utilizados por muchas personas que creen en los remedios no químicos. Pero, la verdad, pensado en frío, tiene su sentido esta teoría de los tóxicos, naturales o químicos que nos metemos pensando que estamos ayudando al Cuerpo a recuperarse más rápido o limpiarse

ROMPIENDO ESQUEMAS

El problema de su propuesta es que rompe los esquemas que traemos. Es posible que estemos en el punto de “Medicina Alopática, cuanta menos mejor”, y “Sí a la Medicina y Remedios Naturales y de la Abuela”. Y este hombre, en menos de 1 hora te tira por tierra todo esto. Con explicaciones sencillas y a priori con mucho sentido. Como decía al principio del artículo, me falta asentar y reflexionar mejor sobre todo lo que he estado escuchando estos días, pero, la verdad, me resuena bastante.

En un momento de una de las charlas ofrece una pista que en parte explica en parte por qué se produce esta rotura de esquemas. “Nos gusta añadir, pero nos cuesta quitar”, dice el Dr. Landaburu. Es decir, si un determinado alimento no nos sienta demasiado bien, nos resulta fácil y estamos dispuestos a tomar un “suplemento” para ayudarle en su digestión, por ejemplo.

Pero que nos quiten de la dieta lo que muchos consideran venenos como los lácteos y los cereales, a nosotros, generación que ha crecido a base de yogures, queso, grandes tazones de leche con cereales, galletas y bizcochos, amén de los bocadillos de chocolate o de embutido… pues claro, nos toca donde más nos duele… y nos quedamos desinflados… contrariados… desmotivados… y todas esas ganas que en un principio nos dan de cuidar nuestro cuerpo y hacer las cosas “bien”, se esfuman más rápido que un amante del chuletón a la puerta de un restaurante vegano…

REGLA DE LAS 24 HORAS

Él no la nombra como tal, pero en algún momento de una de las charlas se habla de dejar 24 horas al Cuerpo para ver cómo reacciona a lo que le está pasando. Si mejora por sí solo o va a peor. Esta es la parte que más queda en el aire, ya que no establece métodos muy detallados al respecto. De la misma manera que tampoco indica hasta qué punto debe llegar una fiebre antes de intervenir. Habrá que seguir investigando sobre estos aspectos tan importantes.

EL CUERPO SIEMPRE ESTÁ FORMANDO ALGO

Y volvemos al origen. En definitiva, el Cuerpo siempre está formando algo. Nuestras Formas corporales son un mensaje del Cuerpo de lo que hay por dentro (la Energía va hacia abajo si estamos tristes, deprimidos, o está en modo expansivo si estamos alegres o eufóricos, etc). Keleman incluso identifica 4 Formas Corporales (distorsionadas) según la manera disfuncional de recibir el Amor que tuvimos en la infancia. Ello da lugar a 4 estructuras corporales como son la débil o porosa, la densa, la hinchada y la rígida. De ellas hablaré en otro momento.

Pues bien, de igual manera que para expresar su estado anímico el Cuerpo forma algo, para mantener su estado interno, más físico, el mantenimiento de los “motores” y las “cañerías”, el Cuerpo también forma sus propias respuestas. Respuestas que para que nuestro consciente las “pille” tienen 4 señalizadores:

  • Dolor
  • Calor
  • Rubor
  • Disfunción

Para generar esas 4 reacciones, claro está, el Cuerpo necesita hacer ajustes; formar sus propias respuestas acordes a las necesidades que establezca.

Y es que, si de algo tan minúsculo como un espermatozoide y un óvulo, milenio tras milenio se ha construido una y otra vez la máquina más perfecta jamás diseñada, el Ser Humano.

¿Quiénes somos nosotros, pobres mortales, para saber lo que tan maravilloso mecanismo necesita para estar al 100%?.

Jugamos a ser dioses con todo lo que se pone a nuestro alcance. Somos esos seres que creen poder estar por encima de todo, saber más que la naturaleza que nos creó. Y también creer que la Naturaleza lo creó todo para nosotros, y que por eso y para eso están ahí esas plantas que llamamos medicinales. Y sobre todo, somos esos seres incapaces de parar un minuto cuando nuestro motor nos dice basta, hasta aquí hemos llegado. Porque para eso, para que el disco no pare de dar vueltas, para que podamos seguir produciendo y produciendo para que el sistema capitalista no decaiga, hemos inventado la Medicina… primero la Natural, y ahora la Alopática…

* Sí, escucho vídeos… En algunas ocasiones los vídeos son conferencias en las que no se usan gráficos, de modo que pueden ser escuchados sin ver la imagen. De esa manera puedo hacer otras cosas a la vez (cocinar, limpiar, dar un paseo, etc…).

 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Si deseas recibir en tu e-mail artículos similares a este, así como las fechas de mis charlas y minitalleres, déjame aquí tus datos: nombre, apellidos, e-mail y/o WhatsApp.

*** Prometo utilizarlo sólo para estos fines ***

(y soy de los que siempre cumplen su palabra 😉

 

2 comentarios en “Higienismo, Forma Corporal y la Sabiduría Interna del Cuerpo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.